La impulsividad ha sido definida lo largo de la historia de diferentes maneras. Como un síntoma, como sinónimo de agresividad y como un rasgo general de la personalidad.

La impulsividad es “la tendencia a pasar rápidamente a la acción sin haber reflexionado previamente sobre las consecuencias que pudiera tener para la propia persona o para los de su entorno”.

Está ligada a la emocionalidad excesiva y lleva a acciones encaminadas a reducir esa intensidad. Podemos decir que las conductas impulsivas son un intento de la persona por regularse. Un intento que es efectivo a corto plazo pero que lleva a muchas otros problemas en el medio o largo plazo.

 

Os propongo 4 tips para manejar  la impulsividad:

 

Darte cuenta del impulso. Es decir, hazte consciente de como se configura en tu cabeza. Quizá en forma de pensamientos como  “Pues voy a decirle”, “No, mejor no le digo nada” o “Le digo esto otro” , todo ellos en bucle, quizá en forma de una sensación o inquietud y quizá dándote cuenta de que no puedes hacer nada, no puedes atender a cualquier otra actividad. Esta técnica se llama MINDFULNESS y utiliza como primer paso el observar .

Le pongo nombre ¿Cómo?  Pongo palabras a mi impulso,  a mi deseo de hacer algo, el “quiero hacer esto o lo otro”. En este caso volvemos a utilizar la técnica de MINDFULNESS en el segundo paso de describir.

3º Cuando ya he observado y nombrado tengo diferentes opciones:

  1. Paro y no hago nada. Noto el impulso y dejo que pase sin hacerlo mayor con mis pensamientos. Esta técnica se llama STOP.
  2. Paro y pienso (P P). Noto el impulso, lo paro y pienso/reviso los pros y contras que tiene  (más adelante tenéis un resumen de como se hace una ficha de pros y contras).
  3. Si no puedo hacer esto, intento distraerme.
  4. Y si no puedo hacerlo solo pido ayuda a alguien.

4º  Me felicito por haberlo conseguido.

 

Finalmente ¿Qué es y como se hace Pros y Contras? 

 

Esta es una habilidad del módulo de Tolerancia al malestar que consiste en pensar y escribir las consecuencias positivas (pros) y las consecuencias negativas (contras) de tolerar el impulso. Generalmente se escribe en una tabla, como la que tenéis a continuación. Yo os propongo rellenarla después de haber manejado el impulso, pero se puede hacer en diferentes momentos

PROS CONTRAS
ACTUAR IMPULSIVAMENTE Me desahogo.
El otro se entera de lo que yo pienso
Culpa
Mi amigo se enfada conmigo
Me baja la autoestima
Miedo de que mi pareja no quiera volver a verme
RESISTIR EL IMPULSO Sube mi autoestima
Me siento más fuerte
Pienso que estoy mejorando
Mi relación con los demás sigue igual
De momento me sigo sintiendo muy tensa.
No puedo dejar de pensar en lo querría hacer