El autoestigma. ¡Hay esperanza!

¡Hay Esperanza!   Era mediados de junio y el curso estaba a punto de acabar. Después de haber estado el anterior de