De todos los trastornos de personalidad existentes, el trastorno de límite de la personalidad es uno de los más llamativos ya que es un trastorno con unos síntomas particulares que dificultan en la mayoría de los casos determinar si se trata de TLP u otra cosa.

Por eso aún no existe algún tipo de prueba determinada que permita a realizar diagnósticos precoces de este trastorno.

Pero, dentro de los conocimientos existentes sabemos que desarrolla unos mecanismos de defensa de las persona que sufren de TLP, es bueno conocer eso en detalle para poder determinar lo con eficacia.

Todos tenemos nuestros propios mecanismos de defensa mientras vivimos, pero en el caso de los mecanismos de defensa en el TLP suelen ser muy extremos y trascendentales. Estos son:

  • Cambios de humor de manera selectiva: No todo cambio de humor proviene del mecanismos de defensa del TLP, pero aquellos que se realizan de forma manipulatoria o coactiva por parte de las personas que han aprendido que si se enfadan o llegan a demostrar de una forma determinada en un momento claro lograran conseguirán lo que ellos desean.
  • La proyección e identificación: Es expulsar fuera de sí mismo aspectos que no se aceptan de ellos mismo y que están decididos a colocar fuera de ellos ya que niegan que sean parte de ellos mismos. Cuando una persona con TLP nos ataca, lo que pasa es que ven sus necesidades en esa otra persona. En el mismo momento en el que intenta manipularte, lo que proyectando es su necesidad de controlar su vida y no la vida de la víctima.
  • Negación: Hay dos tipos de negación. Una es de estas es la negación de sus propio sentimientos o deseos propios. Es una estratagema propia donde hace que la propia persona no se adapte a la realidad pero sí a los conflictos que tiene interés para ellos. Otro tipo de negación es la negación a la propia realidad. Es con  referencia al rechazo general de tomar una conciencia real de lo que sucede a su alrededor. En muchos de estos casos se puede llegar a mezcla con la esquizofrenia o con trastornos de delirio.

Por supuesto que existen otros distintos y mayores mecanismos de defensa, pero estos sin duda son los más llamativos.

2018-11-30T13:03:20+00:00