Dentro de los Trastornos de personalidad el TLP es el único en el que los intentos, gestos, amenazas suicidas y autolesiones es uno de los criterios diagnósticos. Las estadísticas sitúan el riesgo de suicidio en el TLP entre el 5%-10%.

El suicidio es una de las formas de muerte más impactante por la dureza en que sentimos que la persona  con dificultades límite se ha tratado a si misma y por las consecuencias que se derivan en su entorno más cercano.

Es el resultado de una compleja interacción de factores como enfermedad mental (trastornos bipolares, depresión, esquizofrenia, trastornos de alimentación, adicciones, TLP, etc… ) y/o física, conflictos con la familia o con personas importantes, desconexión social, vivencias estresantes o abuso de sustancias.  La persona con TLP llegará al suicidio más rápidamente dada su elevada impulsividad y poco tolerancia a las emociones elevadas.

El elemento clave es la aparición de una profunda desesperanza tanto a nivel de emoción como de pensamiento. La persona siente que se encuentra en un callejón sin salida, atrapado e impotente pensando que le es imposible encontrar soluciones a sus problemas. 

En situaciones de desregulación emocional elevada, como puede vivir una persona con TLP, el suicidio aparece como la única solución posible. Generalmente la persona no quiere morir pero si quiere dejar de tener problemas. Decide el suicidio pero en un estado de ambivalencia que le lleva en un momento a pensar en vivir y en otro pensar en morir.

Si hablamos de suicidio necesariamente tenemos que daros algunas ideas que os pueden ayudar.

Si tienes ideación suicida es necesario lo siguiente:

1º. Si estás leyendo esto, igual todo lo que te diga ya lo sabes. Simplemente te pido que te des otra oportunidad:

Si quisieras comunicar algo a determinadas personas a través de tu suicidio piensa que igual no entienden lo que quieres transmitirle y que hay otros medios.

Si lo que necesitas es quitarte de encima un problema que no sabes como resolver valora que el hecho de que hoy a esta hora no encuentres solución, no significa que no exista, no significa que eres incompetente, no significa que no sirvas, significa que probablemente tus emociones te impiden encontrarlo o que el problema es de difícil resolución y el camino sería largo para cualquier persona y si fuera así, sería bueno contrastar esto con otra persona.

2º. Necesitas la compañía de alguna persona en quien confíes, sobre todo evita estar solo.

3º. Busca ayuda especializada. Si ya tienes un clínico que te acompaña te habrá ofrecido la manera de ayudarte. Si no estás en tratamiento, llama ya al Teléfono de la Esperanza, al 112 o dirígete al un servicio médico o al servicio de urgencia del hospital más cercano.

4º Desde a DBT o terapia dialéctica conductual disponemos de un protocolo de suicidio que describe diferentes intervenciones en función del momento en que te encuentres. Una herramienta imprescindible es la “cadena conductual” con la que desmenuzamos contigo que factores están alimentando tu ideación suicida/conducta suicida y así buscamos las soluciones más eficaces. Pero también contamos con la hoja de crisis y la caja de emergencias.

5º. Aleja de ti todos los posibles medios de suicidio que tengas. Y ,recuerda, si no puedes hacerlo solo ayúdate de alguien.

6º. Piensa en las personas a las que quieres y las consecuencias de pueden derivarse para ellos.

Esperamos tus comentarios para poder enriquecer nuestras orientaciones.