El Trastorno de la Personalidad es un tipo de situación particular, ya que hay muchos factores que intervienen y que de un modo u otro determinan este trastorno así como los rasgos de la personalidad del paciente.

Entre todos los factores hay algunos que pueden influir claramente en el desarrollo de este trastorno.

Nuestra personalidad es algo que se amolda con el tiempo y que por lo tanto se influencia o modifica según las experiencias que vivimos y el entorno en donde nos movemos, por eso es importante conocerse bien a si mismo y estar en un ambiente equilibrado y en paz.

Dentro de las causas las que destacan más entre todas para la formación del Trastorno de Personalidad son:

  • Los traumas del pasado: Se suelen asociar con traumas de la infancia como por ejemplo el maltrato, el abuso o la falta de contención emocional. Esto no significa que las personas abusadas sexual o emocionalmente tengan que sufrir un trastorno de personalidad, sino que son propensas a ello suelen tener un mayor porcentaje de probabilidades de sufrirlo si viven esta situación.
  • Los factores Genéticos: Son pocos los factores genéticos conocidos que puedan influenciar en un trastorno de la personalidad, sin embargo, se ha legado a identificar algún gen que su mal comportamiento puede hacer que sufras un trastorno obsesivo-compulsivo, algo que puede influir con el trastorno de la personalidad.  Normalmente suele haber una conexión existente entre los factores genéticos y ambientales que facilita la aparición de este desequilibrio.
  • Factores ambientales: El entorno en el que vive una persona es clave. Ya sean los compañeros de trabajo, la familia, el entorno laboral, de pareja o similar llegan a tener una influencia muy grande ya que es desde allí mismo donde vivimos parte de las experiencias más importantes, por lo que tener inconvenientes o vivir en malos ambientes pueden llevarnos a tener crisis y por lo tanto al disparo del trastorno de personalidad si también se cuenta con otros de los factores anteriores.
  • Personalidad muy sensible: Las personas con una personalidad muy sensible, cuentan con gran porcentaje de probabilidades de tener trastornos de personalidad al sufrir fobias sobre la sociedad o similares.