Como acompañar a tu pareja/amiga durante un ataque de pánico (porque decir «no te preocupes» no ayuda)

By Melissa Rose. Greater Good Magazine

La ansiedad es difícil para la persona que tiene el trastorno, pero también lo puede ser para la pareja o los amigos que lo presencian. Da miedo, es confuso y algunas personas pueden sentirse inútiles y solas delante de algo que les supera. Permítanme repetir aquí que nunca es su responsabilidad «arreglar» lo que está sucediendo, pero a veces puede ser útil saber cómo ayudar a pasar ese momento o a no empeorarlo. Aquí hay algunas cosas que puede hacer para ayudar a su pareja/amiga cuando está teniendo un ataque de pánico.

Si es posible, ayúdelo a llegar a un lugar tranquilo.

Las áreas ruidosas y llenas de personas distraen y pueden empeorar la ansiedad. Sacarlo de la situación actual permite hablar sin tener que levantar la voz. Además, esto ayuda a que su pareja/amiga no se sienta avergonzada después.

Validar. ¡Validar!

No socaves sus sentimientos diciendo que no hay nada de que preocuparse. Aunque puede parecer así, a la persona le suena como, «Deja de ser un bebé». Dile que estás allí para el y que estás dispuesto a escuchar. La forma en que dices las cosas puede marcar la diferencia. Tampoco le digas que se calmen o que lo superen. Esa es la peor forma de ayudar, simplemente porque si pudiera «superarlo» por su propia voluntad entonces ya lo habría hecho.

Recuérdele que está seguro

Dígale que está a salvo y que esto es temporal. Asegúrele que estará bien, porque es probable que no puedan racionalizar lo que está sucediendo en ese momento. La ansiedad puede hacer que una situación normalmente segura se sienta peligrosa.

Aliéntele a aplicar, si puedes, las habilidades de afrontamiento que hayan aprendido y si no a tomar su medicación (a veces, la persona tiene prescrita medicación durante un ataque y recordárselo podría ser de ayuda). Sea amable cuando lo diga, porque una sugerencia como esa, si se dice incorrectamente, puede resultar condescendiente.

Si sabe que le gusta caminar, trate de que camine con usted. Si tienen un objeto que le hace sentir mejor -como una manta en la que se acurrucan o algo así trate de conseguirlo. Pero recuerde que es sólo si lo quiere.

Hable con el

Intente entablar una conversación para ayudarlo a pensar en otras cosas. Mencione las cosas con precaución, ya que no desea reactivar nada (que su equipo favorito está jugando este fin de semana o que vio ese video divertido que le enviaron). Sin embargo, vigile cómo reacciona. Lea su lenguaje corporal. Si no está ayudando, entonces no continúe con ese tema.

Anímele a respirar

¿Alguna vez ha notado que cuando estaba nervioso o asustado se olvidó de respirar? Cuando las personas entran en pánico, generalmente tienen respiraciones cortas y superficiales. Intenta que respiren profundamente. Hazlo con ellos e intenta que mantengan un ritmo de respiración contigo. Esto le puede resultar bastante difícil, así que actúe con calma y sabiendo que, aunque es de ayuda la persona necesita su tiempo. No le presione.

Permanezca ahí

Puede ser tentador irse dado que la situación es incómoda, pero quédese allí. Recuérdele que es amado. Quédese a su lado hasta que pueda calmarse. Lo apreciará mucho cuando el ataque termine.

Tener un ataque de pánico es difícil para ambas partes, pero con suerte, con estas estrategias, es más fácil ayudar a su pareja/amiga. Siempre recuerde que un ataque de pánico puede ser complicado, y si siente que no está seguro de que hacer, quédese con la persona, como mínimo.