Mi amiga tiene cáncer. ¿Qué debería decirle?

By Christine Carter. October 8, 2019. Si te encuentras en una situación tan delicada como esta, aquí tienes algunos consejos que te pueden ayudar.

 

1.- Di algo

Decir algo siempre es mejor que no decir nada.

Mucha gente no sabe que decir cuando algo horrible le sucede a un amigo o colega, por lo que no dicen nada en absoluto. Es terrible para las personas que están pasando por eso sentir que los otros los están evitando. Aquí hay algunas ideas:

  • » Lamento que estés pasando por esto».
  • “ No puedo imaginar lo que estás pasando. ¿Cómo lo estás viviendo?
  • » Quiero que sepas que estoy aquí para ti si hay algo que pueda hacer».
  • “ No pareces enfermo; ¿Cómo te va realmente?
  • » ¿Cómo te sientes hoy
  • » Te he visto manejar cosas realmente difíciles en el pasado y espero que no pierdas las fuerzas para esto».
  1. Ofrece apoyo

El diagnóstico de su amigo es una oportunidad para conectarse, ofrecer amor y mostrar compasión. La relación se afianzará de forma natural al ofrecer soporte, especialmente si no espera nada a cambio.

Hacer algo, incluso algo pequeño, es mejor que evitar la situación o la persona, ya que eso les hará sentir más solos. Piense si le puede regalar un poema inspirador, una comida que le guste o sostener su mano durante la quimioterapia o los tratamientos. Lo más importante es que a través de ese detalle su amiga tenga una pequeña alegría o la sienta cercana.

  1. Crea el espacio para hablar de lo aterrador, horrible e injusto de todo

La vida de tu amiga puede haberse desmoronado. Probablemente esté pensando en que podría morir dejando a sus hijos pequeños o no conociendo a sus nietos. Esos son algunos pensamientos muy difíciles para vivirlos en soledad.

Entonces, aunque nuestro primer impulso  es animar a alguien o decir frases típicas como «Dios nunca nos da algo que no podemos manejar», o encontrar  la parte positiva,  es mejor no hacerlo ya que el optimismo puede hacer que una persona enferma se sienta más sola y asustada. Podemos tener la esperanza de que los tratamientos funcionarán y que todo estará bien al final y al mismo tiempo  reconocer los pensamientos aterradores, horribles e injustos que vienen a la cabeza. Sería ideal crear el espacio  para que digan lo impensable:

  • » Podría morir».
  • » Mis hijos podrían crecer sin una madre».
  • » Todo se ha desmoronado»

Decirle algo como “Igual necesitas hablar de lo que más temes” es necesario, eligiendo el momento y la forma. Estas conversaciones deben ser breves, como una puerta que abrimos un poquito y cerramos cuando el otro lo desea, pero  la persona ha de sentir que puede hacerlo contigo.

Para finalizar, piensa que tu amiga, que está asustada y triste,  tiene suerte de tenerte. No porque estés preparado para  comenzar a resolver sus problemas (¡por favor no hagas eso!), sino porque puedes ver lo aterradora que es esta situación para ella. Puedes ver que toda su vida acaba de ser trastocada, que ha tenido un golpe muy fuerte.

Hazle sentir a tu amiga que  no está sola con su miedo o su pena, sin atosigarla ni alejarte.