No es fácil gestionar el Trastorno de Límite de la Personalidad, se requiere de muchos elementos distintos y conocer a fondo cómo es está enfermedad para poder aplicar las herramientas existentes para su mejoría.

Es necesario el apoyo de nuestro entorno, el estar con un profesional y tener una vida calmada son solo algunas pocas de las tantas principales para tener una vida agradable y lo más exitosa que se pueda.

Con el fin de gestionar el Trastorno de Límite de la Personalidad, estas son algunas de los trucos que debes seguir para ello:

  • Diagnóstico precoz: La realidad es que cuanto antes se sepa sobre ello, mejor se podrá gestionar la enfermedad. Muchas de las veces se confunde el tener Trastorno de Límite de la Personalidad con bipolaridad, por lo cual, hay que tener en cuenta que aunque haya síntomas similares el tratamiento y la reacción son totalmente distintos. Cuando aparecen los primeros síntomas, es mejor hablar con un buen profesional y no dejarlo estar para de esta forma obtener un diagnóstico certero y fiable, creando así la estrategia adecuada para la terapia.
  • Aceptar la enfermedad: El primero de los pasos para gestionar el Trastorno de Límite de la Personalidad es el aceptarlo y saber que hay que hacer diariamente para superar los síntomas y así  lograr una vida equilibrada y feliz.
  • Estabilidad: Tener un entorno estable, donde la familia y amigos te ayuden a ello es lo básico para eliminar las tensiones y todo lo que ocurra. Si siempre es imposible, hay que lograr detectar aquellas relaciones que sean tóxicas para ti y eliminarlas o evitarlas al máximo posible ya que de lo contrario seria contra producente por el estrés y la mala situación haciendo que el trastorno se desarrolle rápidamente.
  • Psicoterapia: La psicoterapia es mejor que los fármacos. Es más eficaz. Eso no significa que no se haya de hacer uso de fármacos en algunos casos complejos, pero lo que se intenta es que la persona logre desarrollar las herramientas necesarias para controlar sus síntomas en la vida diaria.